Actividades del día mundial de la voz

El 16 de abril se celebra en todo el mundo el día mundial de la voz. El departamento de voz y lenguaje presentó un programa de actividades con las que pudimos reflexionar, sentir y disfrutar de las voces de nuestros profesores y estudiantes.

Los alumnos de Carmen Iglesias hicieron su audición el Hospital Morales Meseguer, arriesgando, disfrutando y jugando con sus voces, el mejor camino para aprender y crecer como actores, cantantes y profesionales de la voz. Les acompaño al piano Pedro Contreras.

 

La cafetería de la Escuela se quedó pequeña para mostrar el talento de los alumnos de 2º curso acompañados por sus profesores Pedro Pérez , Leandro Martínez-Romero y Natacha Chiruchic.

 

Aurelio Rodríguez profesor de Dicción y expresión oral, hizo la lectura de este manifiesto, con sabiduría y emoción.  Traducido a la lengua de signos por Lorena  a la que agradecemos su contribución y buen hacer. 

“Hoy es el día mundial de la voz. La voz es aire vibrando, energía de vibración, vibración de amor, aire amoroso, brisa amorosa, suspiro de vida, impulso vital que conecta el interior con el exterior, que concreta y materializa la energía, energía transformada en materia acústica, punto de unión entre el alma y el cuerpo, entre Dios y el ser humano.
Para los teólogos en principio fue el verbo, en principio fue la voz. Para los antropólogos la última persona que en el futuro habite el planeta lanzará un grito desgarrador buscando a sus seres queridos; al final será la voz. Al principio, la voz, y al fin la voz.

Y ¿entre medias? … También la voz.
A través de la voz el niño juega, el adolescente se rebela, el joven se enamora, el adulto emprende, el anciano enseña. La voz nos acompaña siempre, compañera fiel que nos recuerda la fuerza de nuestros sueños, de esas ideas y de aquellos ideales que nos marcaron con ilusión, de la flecha que recorre el arco histórico del pasado hacia el futuro, y que nos recuerda la vulnerabilidad de nuestro cuerpo y del momento presente. La voz: fragilidad poderosa, temblor firme que expresa, confiesa y testimonia las verdades más íntimas del ser.
El transexual ante el terapeuta reconoce que ha podido cambiar su identidad de género, pero no su voz. El famoso ante el cirujano que ha podido transformar su cara, pero no su voz. El político ante su asesor que puede convencer, manipular, seducir con sus palabras, pero su voz expresa la verdad. El actor ante su director, que siente que ya es el personaje, pero aun así de sus entrañas sigue saliendo su propia voz.
Y es que la voz es irreductiblemente auténtica y original, esencial, seminal, es decir, nuestra huella indeleble de nuestra identidad más genuina, manifestación y revelación del ser: ontofonía y ontofanía.
El eslogan de este año es “Toma la decisión de valorar tu voz”. En Argentina el lema es “Toda la vida con voz”. Tener voz es tener la capacidad de hablar y comunicar, y también tener el poder de comportarse como uno es. Tener voz es “contar para algo”, poder posicionarse y mostrar sin miedo la perspectiva personal. Valorar tu voz en definitiva es valorar tu vida y valorarte a ti mismo. Si tienes voz tienes capacidad de mostrarle al mundo tu esencia, de mostrar quién eres. Por todo ello es extraordinariamente sabia la postura de tomar la decisión de valorar la voz, porque escuchando la voz escuchamos la salud del cuerpo y del alma, escuchamos la realidad, la vida y la permanencia.
La voz es relevo generacional. Dejaremos de estar, pero vendrán nuevos seres a ocupar nuestro lugar en el mundo y en la Tierra con sus sonidos y sus voces. Nuevos susurros y palabras llenarán de color y de resonancias el espacio. El ser humano muere, pero la voz de los seres que habitarán el planeta sigue viva. Es nuestro eco, nuestra estela, nuestro legado.
Gracias a la voz transmitimos el placer de celebrar nuestra compañía, de agradecer todo lo que se nos ha dado y compartimos, de bendecir el instante hermoso, de reconocer la belleza. La voz es el instrumento con el que expresamos la emoción; la emoción: aquello que nos hace ser humanos, que nos recuerda que somos “animales que sienten”, y que nos conecta con lo divino.
La voz es el escenario en el que sacamos a pasear a nuestros personajes interiores, es el tablado de nuestras sucesivas identidades, la voz es el teatro de aullidos, suspiros, gritos, rezos, lágrimas y risas con el que entretenemos la existencia en busca de sentido. La voz es teatro. Y el teatro es el país en donde no se muere.”

Mensaje del Día Mundial de la Voz. Ha sido elaborado y leído por Aurelio Rodríguez, profesor de Dicción y Expresión Oral en la ESAD de Murcia. ¡Emocionante!

¡Enhorabuena al Departamento de voz y lenguaje por este gran día!