Fallece Juan Ignacio de Ibarra fundador de ESADMurcia

La Escuela de Arte Dramático de Murcia lamenta la triste pérdida del actor, maestro  y director Juan Ignacio de Ibarra.

Responsable de la creación de la actual Escuela de Arte Dramático y Danza desde que se desligara del Conservatorio de Música y Declamación, del que fue catedrático, la figura de Juan Ignacio ha sido enormemente reconocida en el mundo del periodismo deportivo  donde se le ha conocido como “el maestro Ibarra.”
Debemos reconocer también su faceta como director de escena de títulos tan importantes y oportunos como La sangre de Dios de Alfonso Sastre,  Proceso a  Jesús de Diego Fabbri , La historia del zoo de Edward Albee, El constitucionalismo de varios autores, Las troyanas de Eurípides o Delito en la isla de las cabras de Ugo Betti entre otras.
Gran valedor del teatro clásico y del recitado de la poesía lírica fue siempre ejemplo del buen decir, del énfasis sutil y de la naturalidad respetuosa con la métrica y la correcta dicción de la lengua castellana.
Al frente de la Escuela Superior de Arte Dramático y Danza de Murcia fue el artífice del nuevo centro  gestionando la adquisición de la sede actual en el edificio del Seminario Mayor de San Fulgencio. En palabras de Juan A. Serrano Masegoso: “Juan Ignacio es la piedra sobre la que se ha construido la actual Escuela”. Sobre las dificultades de aquella empresa y el desarrollo de las Enseñanzas Artísticas Superiores queda el testimonio vivo de su palabra en el Documental Décadas de tablas realizado con motivo de la conmemoración del centenario de la implantación de estas enseñanzas en nuestra región.
“Yo había jurado ante la tumba de mi padre que Murcia tendría una Escuela de arte Dramático… porque era su sueño y… y la hice.”
Memorables las sesiones maratonianas del Día Mundial del teatro que se celebraban durante veinticuatro horas donde el teatro, la poesía y la diversión eran una misma cosa: pasión por la vida y las tablas.
La educación de las artes escénicas está en deuda con Juan Ignacio, la formación de actores, directores, iluminadores, dramaturgos y bailarines no sería lo que es en Murcia sin su empeño y tesón por crear una Escuela Superior que albergara los dos centros y que hoy, casi cuarenta años después de su fundación, representa un orgullo para toda la Región.